Actualmente las misioneras franciscanas tenemos nuestra casa en Uruguay al servicio de los más pobres, asistiendo a otros proyectos (religiosos, laicos, instituciones...) siempre en colaboración.