Es preciso pararnos y contemplar.
Silenciar nuestra vida,
acoger nuestra realidad de hoy
y rendirnos ante lo que se nos da,
bendiciendo al Dios de la vida.